ROPA USADA EN BUEN ESTADO

Solo un poco de viento escribe una palabra con la punta del pie fuera del mundo. YVES BONNEFOY

A veces un poema está esperando que alguien lo recite; no hace falta una actriz, un actor y una sala, sólo hace falta una ocasión.  Hace años, escribí El poema de la patria que aún espera ese momento.

No hagas una patriade las cicatrices
MARÍA NEGRONI

EL POEMA DE LA PATRIA

Patria querida, hemos guardado tu música, tus colores, tu dulce de leche, tus vinos, tu muchedumbre de lágrimas. Cada año, tenemos en cuenta el 9 de julio en la casa de los próceres. En otros tiempos, teníamos el ganado progresando por el siglo XIX. La fiebre de Domingo Faustino Sarmiento y sus sueños de trenes que soñaban con un país de escuelas y caminos. También tuvimos libros y el fracaso de Facundo y el triunfo de Martín Fierro. Solemos recordar un zorzal, algunos tangos, el río, el contrabando, los barcos con los inmigrantes poblando el siglo XX, el siglo de los perseguidos que van a morir en el exilio, como Atahualpa Yupanqui y tantos otros que han perdido sus nombres en el destierro. Patria, país del otro exilio, ese que puede comenzar en una página del Adanbuenosayres de Leopoldo Marechal y que puede despedirse con el Adiós Nonino de Astor Piazzolla. Patria, nación de genios y de ciudadanos imperfectos. Los asaltantes. Los caudillos. Los dictadores. Los asesinos. La patria de los humildes. La república de los iluminados. La manzana regalada. La manzana podrida. Patria que todavía no te has muerto, no te vayas, te necesitamos.